Neurobiología y neurofarmacología de la emoción

04 de Diciembre de 2014

El Dr. Philippe Fossati, Profesor de Psiquiatría y Jefe del Centro de Tratamientos del Animo para Adultos en el Hospital de la Pitié-Salpêtrière y en la Universidad Pierre & Marie Curie, Paris VI, Francia, presenta una revisión sobre la relación de la neurobiología y neurofarmacología en las emociones. Esta revisión se centra en los vínculos entre el cerebro emocional y el cerebro social a través del análisis del papel de la amígdala.

Se cree que la amígdala tiene un papel clave en la detección de estímulos salientes y personalmente relevantes en concierto con otras regiones del cerebro emocional. Entre los estímulos salientes, las señales sociales son potentes fuentes de emoción, ya que indican información auto relevante al medio ambiente.

Se describe el papel de los principales neurotransmisores  -serotonina, norepinefrina y depamina- sobre la actividad de la amígdala y hacemos hincapié en el papel de la oxitocina en la función social. La evidencia de estudios de imágenes cerebrales muestra que la oxitocina puede regular la prominencia de las señales sociales a través de la modulación de la actividad de la amígdala.

El cerebro emocional ha evolucionado para procesar los estímulos salientes en el medio ambiente. Dentro del cerebro emocional, la estructura de la amígdala juega un papel importante en la detección de estímulos sociales que señalan información auto-relevante e importante en el medio ambiente.

Muchos antidepresivos regulan la actividad de la amígdala través de la modulación de los neurotransmisores norepinefrina, serotonina y dopamina. Hemos discutido el papel de los neuropéptidos como OT en el comportamiento social. OT, mediante la regulación de la respuesta de la amígdala a las señales sociales, induce sesgo emocional positivo y promueve comportamientos prosociales.

La actividad de OT se asocia con la actividad de los neurotransmisores de dopamina, lo que sugiere la compleja interacción entre los neuropéptidos y neurotransmisores para la regulación de la emoción. Los estudios de la química y neuroanatomía de la emoción contribuirán a desentrañar la arquitectura funcional del cerebro social y emocional. Estos estudios destacan el papel de las nuevas vías fisiopatológicas en los trastornos mentales y ayudarán a definir nuevos tratamientos.

OT activity is associated with activity of dopamine neurotransmitters, suggesting the complex interplay between neuropeptides and neurotransmitters for regulation of emotion. The studies of chemistry and neuroanatomy of emotion will contribute to unravel the functional architecture of the social and emotional brain. These studies will highlight the role of new pathophysiological pathways in mental disorders and will help to define new treatments.

Para leer más sobre “Neurobiology and neuropharmacology of emotion” del Dr. Philippe Fossati, acceda con su RUT o pida registro Aquí.

 

Destacados