Los trastornos de ansiedad y los ritmos circadianos

16 de Enero de 2015

El Dr. Philip Gorwood, MD, PhD, experto reconocido mundialmente por sus investigaciones sobre vulnerabilidad genética en los desórdenes psiquiátricos y adictivos, presenta un estudio sobre la relación entre trastornos de ansiedad y la alteración del ritmo circadiano.

El investigador es Profesor de Psiquiatría y Director del Departamento en la Clínica de Enfermedades Mentales y del Encéfalo (CMME) en el Centro Hospitalario Santa Ana, en París, Profesor de la Universidad Paris Descartes y Jefe de Equipo de la Unidad 894, del Centro de Psiquiatría y Neurociencias en el INSERM (Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale), en Francia.  

Los trastornos de ansiedad son algunos de los trastornos psiquiátricos más comunes y sus factores de riesgo no se entienden completamente. Esta revisión se refiere a la función de los ritmos circadianos anormales en los trastornos de ansiedad. Estos ritmos anormales pueden explicar algunos de los síntomas o resaltar la forma en que algunos factores de riesgo pueden aumentar la ocurrencia de trastornos de ansiedad posteriores.

La presencia ciclos apatológicos de sueño-vigilia en la ansiedad (debido a dificultades del sueño en muchos trastornos de ansiedad), por ejemplo, demuestra que uno de los síntomas más frecuentes está vinculado a los ritmos circadianos. Como la ansiedad es a menudo vista como un trastorno del desarrollo, es interesante que algunos estudios de cohortes han demostrado que una mayor regularidad del sueño en los recién nacidos mejora la calidad de la atención prestada por los padres que, a su vez, reduce los síntomas de ansiedad.

La sincronicidad entre el niño y el progenitor es importante, como está demostrado que un menor estrés materno reduce la inhibición del temperamento estable, un marcador que se ha asociado con un riesgo posterior de trastornos de ansiedad.

Para algunos de estos estudios cohortes, también se midieron los niveles de cortisol, y el ritmo circadiano anormal de cortisol fue propuesto como un factor mediador entre el estrés precoz y los trastornos de ansiedad posteriores.

En algunos estudios cohortes también se analizaron diferentes genes candidatos en los trastornos de ansiedad y se encontró asociación significativa con dos interesantes genes relacionados con el ritmo circadiano o reloj biológico.

De hecho, el gen DRD2 ha demostrado ser inducido por la luz en la retina y fue también fuertemente asociado con trastornos de ansiedad. Aunque la literatura revisada en el presente documento es en gran parte no específica, se espera que mejorará este tipo de estudios la existencia de un tratamiento antidepresivo (agomelatina), que actúa a través de receptores melatonérgicos y 5-HT2C, que ha demostrado una gran eficacia en la ansiedad relacionada a depresión.

Para leer texto completo de “Anxiety disorders and circadian rhythms” del  Dr. Philip Gorwood,  acceda con su RUT o pida registro Aquí.

 

Destacados