La prevención de la fractura secundaria es buena; evitar la primera factura, mejor

08 de Enero de 2015

La Dra. Maria Luisa Brandi, Profesora de Endocrinología del Departamento de Cirugía y Medicina Translacional de la Universidad de Florencia. Italia, sostiene que los actuales procedimientos de medición de densidad de masa ósea no identifican a la mayoría de las mujeres postmenopáusicas jóvenes que subsecuentemente experimentan una fractura.

Estas evidencias  ponen de manifiesto la necesidad de identificar factores de riesgo específicos que podrían ser monitoreados adicionalmente  al screening BMD para un manejo clínico más agresivo de la osteoporosis en mujeres postmenopáusicas precoces. Una intervención podría permitir a esas mujeres mantener o aumentar su masa ósea y de esta manera reducir sus riesgos e fractura.  

En el estudio “La prevención de la fractura secundaria es buena; evitar la primera factura, mejor” se deja en evidencia que la osteoporosis seguirá siendo una carga cada vez mayor, dado que la población sigue envejeciendo. Aunque el conocimiento de la osteoporosis está aumentando, esta patología sigue siendo en gran medida infradiagnosticada y subtratada.

En los últimos años, se han elaborado varias directrices para el diagnóstico, prevención y tratamiento de la osteoporosis. Las herramientas de diagnóstico en el presente, basadas principalmente en la medición densitométrica, están ampliamente disponibles y actualmente se están haciendo esfuerzos para diseñar herramientas específicas para la evaluación de riesgos en base a las características específicas de una determinada población.

Además, la utilidad de la actividad física, la ingesta de calcio, y la administración de vitamina D como factores clave en la prevención de la pérdida ósea en los ancianos se ha demostrado totalmente. En las últimas dos décadas se han desarrollado varios fármacos con diferentes mecanismos de acción en la remodelación ósea, siendo todos capaces de evitar el riesgo de fractura.

Todo esto, junto con la amenaza reconocida de la "cascada de fracturas", hace que sea imprescindible poner en marcha intervenciones destinadas a prevenir la primera fractura (prevención primaria). Sin embargo, el manejo medicamentoso para la osteoporosis se limita principalmente a la prevención de la fractura (s) que siguen a la primera fractura (prevención secundaria). Pero esta recomendación no es seguida por los médicos; como en la mayoría de los casos de fractura, no se aplican las mejores prácticas correspondientes. Este artículo analiza la mejor manera de utilizar el diagnóstico, evaluación de riesgos, prevención y tratamiento de la osteoporosis en la prevención primaria para evitar la primera fractura.

Para leer texto completo de “Secondary fracture prevention is good, avoiding the first fracture, better still”d la Dra. Dra. María Luisa Brandi acceda con su RUT o pida registro Aquí.

 

Destacados